¿Cómo se repara una caja de cambios?

La caja de cambios es uno de los principales componentes que permiten a su vehículo avanzar y retroceder. Su misión es reducir o aumentar la fuerza motriz para adaptarla a la velocidad de las ruedas. La caja de cambios es la que transfiere la potencia del motor a las ruedas para que el coche pueda moverse. Sin embargo, muchos fallos pueden afectar al cómo funciona la caja de cambios. Por lo tanto, es esencial planificar su reparación lo antes posible.

La reparación de la caja de cambios no se puede improvisar. Debe reconocer los síntomas de una avería, conocer el tipo de caja de cambios que equipa su coche, comprender el procedimiento de reparación y prever la posibilidad de sustituir la caja de cambios defectuosa.

 

¿Cómo puedo saber cuándo es necesaria una reparación?

La caja de cambios está diseñada para durar tanto como su coche, al menos en condiciones normales de uso. Por lo tanto, debería durar al menos 300.000 km. En la práctica, varios elementos pueden reducir esta notable vida útil:

  • un estilo de conducción agresivo;
  • descuido de las revisiones y el mantenimiento de la caja de cambios (comprobación de los niveles de líquido, llenado de aceite, cambios de aceite, etc.);
  • choques ;
  • el uso de una fuerza excesiva al accionar la palanca de cambios;
  • un mal funcionamiento del sistema mecatrónico;
  • el estado de las carreteras ;
  • etc.

Los problemas de la caja de cambios rara vez pasan desapercibidos. De hecho, hay muchas señales que ayudan a identificar la presencia de una avería. Si se presta atención, se pueden detectar fácilmente. Cuando se oye un zumbido continuo, suele ser porque los rodamientos de los ejes de transmisión están en mal estado. Existe el riesgo de que se rompan y provoquen la destrucción de toda la transmisión. Si resulta imposible engranar la palanca de cambios en una o varias posiciones, es probable que el sistema de selección de marchas esté bloqueado o que el varillaje haya fallado. La falta de aceite y la contaminación por aceite también pueden ser la causa. ¿Oye ruidos de chasquidos cuando cambia de marcha o le resulta difícil engranar las marchas? Esto puede ser un signo de que los sincronizadores están desgastados o que los engranajes no están suficientemente lubricados, lo que les impide engranar con los piñones.

 

 

Los síntomas también pueden variar según el tipo de caja de cambios. En la mayoría de los casos, los fallos de un BV manual (o mecánico) se manifestarán como una dificultad para cambiar de marcha o una sensación de que la caja de cambios está dura, dando la sensación de que se resiste a su entrada. También puede ocurrir que las marchas salten o que el sistema de transmisión se vuelva anormalmente ruidoso. En otros casos, puede haber fugas de aceite bajo la carcasa de la caja de cambios.

En el caso de las cajas de cambio automáticas, debe estar atento si nota alguna sacudida al arrancar, cambiar de marcha y/o acelerar. Del mismo modo, es aconsejable hacer revisar rápidamente el BVA si se oyen gruñidos o chirridos que parecen proceder de la caja de cambios. La dificultad para reducir la marcha y la pérdida de potencia también son señales de advertencia a tener en cuenta.

Como puede imaginar, estos no son los únicos signos de mal funcionamiento. Si se producen o si nota cualquier otra forma de mal funcionamiento, concierte una cita con un reparador cualificado inmediatamente. Conducir un coche con un BV subóptimo es un riesgo para los pasajeros y otros usuarios de la carretera. A esto hay que añadir el hecho de que los fallos menores pueden amplificarse y extenderse a otros componentes de la caja de cambios, lo que da lugar a averías más graves y difíciles de reparar.

 

¿Cómo identificar el tipo correcto de caja de cambios?

La caja de cambios puede considerarse el núcleo del sistema de transmisión, ya que une las ruedas con el motor. Esta función es común a todas las transmisiones. Sin embargo, existen varios tipos de reductores mecánicos (BVM) y BVA.

La caja de cambios manual es la más común en el continente europeo. Incorpora una serie de marchas que permiten seleccionar una marcha accionando la palanca de cambios mientras se pisa el pedal del embrague. En otras palabras, se requiere la intervención del conductor cada vez que se cambia de marcha. El Caja de cambios manual de 5 velocidades y las cajas de cambios de 6 velocidades son mayoritarias en el mercado automovilístico. Sin embargo, es posible que su vehículo tenga hasta 7 marchas manuales.

 

 

Todos los BVM funcionan según el mismo principio. Eleje de entrada, también conocido como eje principal o primario, está conectado al motor a través del sistema de embrague. Transmite su rotación aleje intermedio, que a su vez acciona eleje secundario. Este último lleva los engranajes conectados a las relaciones de transmisión. Cuando usted acciona la palanca de cambios, el varillaje transmite la orden al interior de la transmisión. Una horquilla se desplaza y hace que la palanca de cambios se deslice hasta que la marcha correspondiente a la relación de transmisión seleccionada se bloquee en el eje secundario. El eje, que está en continuo movimiento, impulsa las ruedas para hacer avanzar o retroceder el coche.

Extremadamente populares en los mercados americano y asiático, las cajas de cambio automáticas son cada vez más populares en Europa. Los fabricantes suelen ofrecerlos como opción, pero algunos modelos vienen con una transmisión automática de serie. Se diferencian de las transmisiones manuales en que el conductor no necesita intervenir y no hay pedal de embrague. El número de marchas también es mayor. Aunque el estándar parece ser de unas 6 marchas automáticas, el BVA puede tener hasta 9 o 6 marchas.

La palanca de cambios también está asociada al mecanismo general de las cajas de cambios automáticas, pero, como es de esperar, su función no es engranar una marcha. Cada posición del corredor define un modo de conducción en el que el sistema basará la elección de las marchas que selecciona. Las posiciones estándar son las siguientes:

  • P = Aparcamiento. Las ruedas de tu coche se bloquean cuando activas este modo.
  • R = Reverso. Esta es la posición que hay que seleccionar antes de dar marcha atrás.
  • N = Neutral. El vehículo está en punto muerto. Es posible que sus ruedas estén girando.
  • D = Accionamiento. La caja de cambios está en modo de avance. El sistema analiza las condiciones de conducción y selecciona las marchas sin tu intervención.
  • 1 = Su vehículo sólo está en primera.
  • 2 = La caja de cambios automática alterna entre la primera y la segunda marcha.

El modo adicional S (Sport) está presente en muchos coches diseñados para una conducción deportiva. El modo W (invierno) es útil cuando las ruedas giran. El arranque en hielo y otras superficies resbaladizas se realiza en segunda velocidad. El modo 3 está disponible en algunos vehículos. Permite al sistema de transmisión alternar entre las tres primeras marchas.

La caja de cambios secuencial no es un tipo de caja de cambios como tal. Se trata más bien de una función adicional heredada de las transmisiones de la Fórmula 1. Al igual que la transmisión automática, no tiene pedal de embrague. En su lugar, el conductor debe seleccionar los controles a través de una paleta en el volante o accionando una palanca de cambios.

La caja de cambios robotizada es una versión híbrida. Se trata básicamente de una caja de cambios mecánica. Sin embargo, su diseño también incluye un sistema de gestión automatizado. Esto significa que se puede cambiar entre la selección de marchas manual y automática.

 

 

Los BV no son intercambiables, ya que cada tipo de caja de cambios se fabrica según una arquitectura específica. Además, los fabricantes de automóviles tienden a evolucionar las transmisiones a medida que aparecen nuevas generaciones de un modelo. Por lo tanto, es imprescindible saber qué tipo de caja de cambios monta su vehículo y qué referencia le corresponde. El número de pieza adopta la forma de un código estampado en la carcasa. En algunos casos, el fabricante puede ponerlo en una etiqueta. Esta serie de números y/o letras le permitirá identificar formalmente los componentes compatibles con su caja de cambios para su reparación. Esta es también la misma referencia que debe tenerse en cuenta si es necesario sustituirla.

 

¿Cómo se repara la caja de cambios?

Has anotado los signos de mal funcionamiento, lo cual es un excelente comienzo. A continuación, deberá ponerse en contacto con un profesional (artesano local, taller asociado al concesionario, etc.) y explicar claramente los fallos que ha observado. Sin embargo, no todos los fallos justifican la sustitución de la caja de cambios. A veces es posible reparar la caja de cambios, lo que viene determinado por el nivel de desgaste de los componentes, el alcance de la rotura y otras características del problema encontrado. En otras palabras, el diagnóstico de la caja de cambios es el primer paso para una reparación de calidad.

Es importante saber que la duración del diagnóstico es aleatoria. Puede que el mecánico tarde 5 minutos en identificar la causa de la avería, o que tarde unos días en darle un diagnóstico fiable. Esto se debe a que la resolución de problemas es compleja. Puede haber varios componentes implicados y, en algunos casos, las pruebas de funcionamiento y las inspecciones visuales no revelan nada. En estos casos, hay que desmontar la caja.

No todo el mundo puede desmontarlo. Hay que desmontar la consola central, retirar la palanca de cambios, desatornillar los tornillos que sujetan los ejes de transmisión, desconectar los sensores de marcha, etc. Los pasos a seguir dependen del modelo de caja de cambios. Las herramientas utilizadas durante el desmontaje deben ser cuidadosamente seleccionadas para permitir que las piezas se retiren sin dañar nada, controlando al mismo tiempo el tiempo necesario para la operación.

Una vez desmontada la caja de cambios, el artesano puede realizar una inspección más detallada para buscar signos de desgaste y deterioro que puedan haber causado las anomalías observadas. Aprovechará la oportunidad para identificar elementos que probablemente hayan pasado desapercibidos pero que podrían, a largo plazo, dañar la caja de cambios.

Cuando es posible reparar la caja de cambios, el mecánico se encarga de la revisión. El cambio de aceite suele formar parte del proceso, ya que las partículas del aceite lo obstruyen poco a poco y existe el riesgo de que se produzcan más averías posteriormente. Por lo tanto, se trata de una precaución que se aplica principalmente a los BVA.

En caso de fallos críticos, optará por sustituir la caja por un modelo de segunda mano o por un cambio estándar.

El montaje de un BVM es tedioso. Hay que volver a colocar el tren de engranajes y el eje, fijar los cojinetes, colocar los ejes de transmisión, etc. Las juntas y los tornillos que hay que utilizar varían y no hay que equivocarse, ya que de lo contrario se perjudica la eficacia de la caja de cambios. Una vez que la unidad está correctamente montada, se rellena la carcasa con aceite nuevo. El mecánico cambia las marchas una por una para asegurarse de que las averías han desaparecido por completo.

En el caso de una caja de cambios automática, no basta con seguir cuidadosamente los pasos de desmontaje e instalación. Además de las comprobaciones y pruebas necesarias, suele ser necesario reprogramar el sistema. No hay margen de error.

Tenga en cuenta que los pasos anteriores se proporcionan como una guía para ayudarle a entender el proceso de reparación o sustitución. No debe intentar llevarlas a cabo. Es esencial que busque asesoramiento profesional para determinar si los procedimientos descritos anteriormente son adecuados o si es necesario ajustar el método de manipulación en función de las limitaciones impuestas por el estado y las propiedades de su caja de cambios.

Nunca debe dudar en pedir varios presupuestos antes de embarcarse en una reparación. Las ofertas serias son sin compromiso, lo que le da la libertad de confiar la reparación de su caja de cambios al profesional cuya oferta le convenga más. Por otro lado, no tiene que delegar lacompra de una caja de cambios en un profesional. Incluso es mejor hacerlo uno mismo, para poder combinar los mejores precios con la mejor calidad.

 

¿Dónde y cómo comprar una caja de cambios de calidad?

El mecánico ha confirmado que no hay mejor opción que sustituir la caja de cambios. Se trata de una inversión bastante grande en el sentido de que no es una pieza de desgaste en sentido estricto. Las sustituciones son poco frecuentes y la caja de cambios debería funcionar mientras se utilice el coche (salvo en circunstancias excepcionales como las mencionadas anteriormente).

Es imposible darle un precio exacto para una operación de este tipo. Mientras que el coste de la mano de obra lo determina libremente el taller, el coste del producto de sustitución depende de sus características. Para ello, sólo debe confiar en los especialistas en cajas de cambios que ofrecen productos compatibles con todos los tipos, modelos y marcas de vehículos. EDEN BOITES tiene más de 12.000 productos en stock y le ofrece condiciones generales de venta y garantía precios ventajosos.

 

 

Hay tres gamas de cajas de cambios disponibles. Las cajas de cambios usadas son las más baratas. A pesar del uso anterior, son funcionales y fiables porque nuestros expertos los han comprobado individualmente. Las cajas de cambio estándar son más caras, pero también son más eficientes, lo que significa un período de garantía más largo en comparación con los modelos usados. Se ofrece una garantía para cada uno de los productos que vendemos. Los precios también se muestran con total transparencia. Si pide un producto de las existencias, el presupuesto personalizado se utilizará principalmente para informarle sobre los gastos de envío y los detalles del pedido.

Cuando la referencia correspondiente a su BVM o BVA no está disponible, podemos ofrecerle una tercera gama, la caja de cambios reacondicionada. El taller vaciará el producto defectuoso antes de retirarlo. A continuación, enviamos a transportistas profesionales a recoger la caja de cambios. Una vez que llega a nuestro taller, nuestros técnicos se ponen a reconstruirlo. Más concretamente, la caja de cambios recupera las características técnicas de un producto nuevo. El reacondicionamiento se realiza sobre la base de un presupuesto.

Para nosotros es una cuestión de honor seleccionar a nuestros socios de acuerdo con unos estándares muy elevados. Los transportistas no son una excepción a esta regla. Cubren una amplia zona que les permite entregar cajas de cambios en direcciones de Francia y otros países europeos. La seguridad de su paquete está garantizada y nos aseguramos de que los tiempos de espera sean lo más cortos posible para que el taller pueda ocuparse rápidamente de la reparación de su caja de cambios.

Volver a la lista

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se publicará.